Nitrógeno en zona de formación

Posted on

Una misteriosa zona de nitrógeno en un disco de formación de estrellas con aspecto de mariposa

por Amelia Ortiz · Publicada 16 junio, 2017 ·
16/6/2017 de Astronomie.nl / Astronomy & Astrophysics

Ilustración de artista que muestra un disco de formación estelar con aspecto de mariposa que posee gran cantidad de compuestos de nitrógeno al sureste y muy pocos al noroeste. Superpuestos en verde se ven los datos tomados por ALMA. Crédito: Veronica Allen/Alexandra Elconin (http://alsewhere.weebly.com).

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto una región en nuestra Vía Láctea que contiene muchos compuestos de nitrógeno al sureste de un disco de formación de estrellas con aspecto de mariposa y muy poca al noroeste. Los astrónomos sospechan que hay múltiples futuras estrellas que comparten el disco de formación estelar pero el proceso concreto es todavía un rompecabezas.

Los astrónomos han estudiado la región de formación estelar G35.20-0.74N, a más de 7000 años-luz de la Tierra en el cielo del sur con el radiotelescopio ALMA, que puede detectar nubes de gas molecular en las que se forman las estrellas.

Los investigadores observaron algo especial en el disco alrededor de una joven estrella pesada. Aunque había presentes por todo el disco grandes cantidades de hidrocarburos que contenían oxígeno y azufre , los investigadores sólo hallaron moléculas con nitrógeno en la parte sudoriental del disco. Además se encontraba 150 grados más caliente en la parte del nitrógeno que en la opuesta.

A partir de estas observaciones, los científicos sospechan que hay estrellas múltiples formándose al mismo tiempo en el disco y que algunas son más calientes o pesadas que otras. Los investigadores esperan que el disco acabe por romperse en varios discos menores a medida que crecen las estrellas.

[Fuente]

El vivero de la nebulosa de Orión

Posted on

Exploran las profundidades del vivero estelar de la Nebulosa de Orión

por Amelia Ortiz · Publicada 16 junio, 2017 ·
16/6/2017 de University of Toronto / The Astrophysical Journal Supplement

En esta imagen combinada de observaciones en radio con el GBT y en el infrarrojo con el satélite WISE, se ve en rojo el filamento de moléculas de amoníaco y en azul el gas de la nebulosa de Orión. Crédito: R. Friesen, Dunlap Institute; J. Pineda, MPE; GBO/AUI/NSF.

Un equipo de astrónomos ha publicado la imagen de un vasto filamento de gas en el que se forman estrellas, a 1200 años-luz de distancia, en el vivero estelar de la nebulosa de Orión.

La imagen muestra moléculas de amoníaco en el interior de un filamento de 50 años-luz detectado en observaciones en radio realizadas con el telescopio Robert C. Byrd Green Bank Telescope.

“Todavía no comprendemos con detalle cómo las grandes nubes de gas de nuestra Galaxia colapsan para formar estrellas nuevas”, explica Rachel Friesen (University of Toronto). “Pero el amoníaco es un trazador excelente de gas denso que forma estrellas”, comenta Friesen, “y estos grandes mapas de amoníaco nos permiten hacer el seguimiento de los movimientos y la temperatura del gas más denso. Esto es muy importante para determinar si las nubes y filamentos de gas son estables o están sufriendo un colapso como paso previo a la formación de estrellas nuevas”.

[Fuente]

Campos magnéticos en nubes de formación

Posted on

Una nube magnetizada caóticamente no es lugar para construir una estrella, ¿o sí?

por Amelia Ortiz · Publicada 15 junio, 2017 ·
15/6/2017 de National Radio Astronomy Observatory / The Astrophysical Journal Letters

Ilustración de artista de las líneas de un campo magnético caótico muy cerca de una protoestrellas recién aparecida. Crédito: NRAO/AUI/NSF; D. Berry.

Durante décadas los científicos han pensado que las líneas de campo magnético que circulan alrededor de estrellas recién formadas eran potentes y firmes. Más recientemente, un equipo de astrónomos ha encontrado pruebas de que la turbulencia a gran escala lejos de una estrella naciente puede arrastrar campos magnéticos por los alrededores a placer. Y ahora un equipo de astrónomos ha descubierto un campo magnético sorprendentemente débil y muy desorganizado muy cerca de una protoestrella que ha aparecido recientemente. Estas observaciones sugieren que el impacto del los campos magnéticos en la formación de las estrellas es más complejo de lo que se pensaba.

Los investigadores utilizaron ALMA para obtener un mapa del campo magnético que rodea una joven protoestrella apodada Ser-emb 8, que se encuentra a una distancia de 1400 años-luz en la región de formación estelar de Serpens. Estas observaciones nuevas son las más sensibles que se han llevado a cabo del campo magnético a pequeña escala que rodea a una protoestrella joven. También proporcionan datos importantes sobre la formación de estrellas de masa baja como nuestro propio Sol.

Observaciones anteriores con otros telescopios habían desvelado que los campos magnéticos que rodean a protoestrellas jóvenes tienen la clásica forma de “reloj de arena” (característica de un campo magnético intenso) que empieza cerca de la protoestrella y se extiende a muchos años-luz por la nube de gas y polvo que la rodea.

“Antes de ahora no sabíamos si todas las estrellas se formaban en regiones que estaban controladas por fuertes campos magnéticos. Utilizando ALMA hemos encontrado nuestra respuesta”, explica Charles Hull (CfA). “Ahora podemos estudiar campos magnéticos en nubes de formación de estrellas partiendo de las escalas mayores hacia abajo, hasta la propia estrella que se está formando. Esto es fascinante porque significa que las estrellas pueden emerger a partir de un intervalo mayor de condiciones de lo que habíamos creído”.

[Fuente]

Las estrellas nacen en parejas

Posted on

Encuentran pruebas nuevas de que todas las estrellas nacen en parejas

por Amelia Ortiz · Publicada 14 junio, 2017 ·
14/6/2017 de UC Berkeley / Monthly Notices of the Royal Astronomical Society

Imagen en radio de un sistema triple de estrellas formándose dentro de un disco de polvo en la nube molecular de Perseo, obtenida por ALMA. Créditos:Bill Saxton, ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), NRAO/AUI/NSF.

¿Tuvo nuestro Sol un gemelo cuando nació hace 4500 millones de años? Casi seguro que sí. Aunque no se trató de un gemelo idéntico, según un nuevo análisis realizado por una radioastrónoma del Smithsonian Astrophysical Observatory y un físico teórico de UC Berkeley.

Muchas estrellas tienen compañeras, incluyendo nuestra vecina más cercana, Alpha Centauri, que consiste en un sistema triple. Los astrónomos han llegado a buscar una compañera de nuestro Sol, una estrella apodada Némesis porque se supone que habría empujado un asteroide hacia la órbita de la Tierra que chocó contra nuestro planeta y exterminó a los dinosaurios. Nunca se ha encontrado.

Pero la nueva afirmación se basa en una exploración en radio de una nube molecular gigante llena de estrellas recién formadas en la constelación de Perseo, y un modelo matemático que puede explicar las observaciones en Perseo sólo si todas las estrellas como el Sol nacen con una compañera. “Decimos que sí, hubo probablemente una Némesis hace mucho tiempo”, afirma Steven Stahler (UC Berkeley).

“Corrimos una serie de modelos estadísticos para comprobar si podíamos explicar las poblaciones relativas de estrellas individuales y binarias de todas las separaciones en la nube molecular de Perseo, y el único modelo que pudo reproducir los datos fue uno en el que todas las estrellas se formaron inicialmente como binarias amplias. Estos sistemas después encogen o se separan en menos de un millón de años”. En este estudio, “amplia” significa que dos estrellas están separadas más de 500 veces la distancia de la Tierra al Sol.

[Fuente Noticia]

Minihalo en cúmulo de galaxias

Posted on

VLA observa el espectacular minihalo de un cúmulo de galaxias

por Amelia Ortiz · Publicada 14 junio, 2017 ·
14/6/2017 de National Radio Astronomy Observatory

Imagen tomada por el VLA de un minihalo que emite en radio en el cúmulo de galaxias de Perseo. La emisión en radio se muestra en rojo, y la luz óptica en blanco . Crédito: Gendron-Marsolais et al.; NRAO/AUI/NSF; NASA; SDSS.

Un equipo de astrónomos ha descubierto, utilizando el conjunto de radiotelescopios VLA, detalles nuevos que están ayudándoles a descifrar el misterio de cómo se forman estructuras gigantescas que emiten en radio en el centro de un cúmulo de galaxias.

Los científicos estudiaron un cúmulo de miles de galaxias a más de 250 millones de años-luz de la Tierra, llamado cúmulo de Perseo, por la constelación en la que aparece. En el centro, el cúmulo de Perseo alberga una reserva de partículas superrápidas que emiten ondas de radio, creando una estructura conocida con el nombre de “minihalo”. Se han hallado minihalos en unos 30 cúmulos de galaxias, pero el del cúmulo de Perseo es el mayor que se conoce, siendo de 1.3 millones de años-luz de diámetro, o 10 veces el tamaño de nuestra galaxia la Vía Láctea.

Los tamaños de los minihalos han supuesto un problema para los astrónomos. En teoría, cuando las partículas viajan alejándose del centro del cúmulo, deberían de frenar y dejar de emitir ondas de radio mucho antes de que alcancen las distancias observadas. “A grandes distancias de la galaxia central no esperamos ser capaces de observar esos halos”, explica Marie-Lou Gendron-Marsolais, de la Universidad de Montreal. “Sin embargo, sí que los vemos y queremos saber el por qué”, añade.

Las nuevas imágenes obtenidas con el VLA han revelado una multitud de estructuras nuevas dentro del minihalo. “Estas estructuras nos indican que el origen de la emisión en radio no es tan simple como pensábamos”, comenta Julie Hlavacek-Larrondo (Universidad de Montreal). Los nuevos datos sugieren que parte de la emisión en radio es causada por partículas que son reaceleradas cuando grupos pequeños de galaxias chocan con el cúmulo. Pero también se produce emisión de radio por los potentes chorros de partículas generados por el agujero negro supermasivo del centro de la galaxia central que proporcionan energía adicional a las partículas. “Esto ayudaría a explicar la rica variedad de estructuras complejas que vemos”, comenta Gendron-Marsolais.

[Fuente Noticia]

Alrededor de agujeros negros activos

Posted on

SOFIA encuentra polvo frío alrededor de agujeros negros activos energéticos

por Amelia Ortiz · Publicada 14 junio, 2017 ·
14/6/2017 de NASA / Monthly Notices of the Royal Astronomical Society

Ilustración de artista del grueso anillo de polvo que puede oscurecer los procesos de mucha energía que se producen cerca del agujero negro supermasivo de un núcleo galáctico activo. Los estudios con SOFIA sugieren que la distribución del polvo es un 30 por ciento más pequeña de lo previsto. Crédito: NASA/SOFIA/Lynette Cook.

Investigadores de la Universidad de Texas han descubierto, con observaciones del observatorio estratosférico para astronomía infrarroja SOFIA de NASA, que el polvo que rodea a los hambrientos agujeros negros activos es mucho más compacto de lo que se pensaba.

La mayoría, quizás todas, las galaxias grandes contienen un agujero negro supermasivo en su centro. Sin embargo, algunos agujeros negros supermasivos son relativamente tranquilos y silenciosos, como el del centro de nuestra Vá Láctea. Pero otros consumen actualmente grandes cantidades de material que está siendo arrastrado hacia ellos, produciendo la emisión de cantidades enormes de energía. Estos agujeros negros activos se llaman núcleos galácticos activos.

Estudios anteriores sugerían que todos los núcleos galácticos activos tienen esencialmente la misma composición. Los modelos indican que poseen una estructura de polvo con forma de dónut, conocido como toro, rodeando al agujero negro supermasivo. Utilizando el instrumento FORCAST de SOFIA, los investigadores observaron las emisiones en el infrarrojo alrededor de 11 agujeros negros supermasivos en núcleos activos de galaxias situados a distancias de 100 millones de años-luz o más, y determinaron el tamaño, opacidad y distribución del polvo en cada toro.

A partir de estas observaciones, los astrónomos han anunciado que los toros son un 30 por ciento más pequeños de lo predicho y que el pico de la emisión en el infrarrojo se produce a longitudes de onda más largas que lo estimado con anterioridad. Esto implica que el polvo que oscurece el agujero negro central es más compacto de lo que se pensaba. También indica que los núcleos galácticos activos radian la mayor parte de su energía a longitudes de onda que no son observables desde tierra porque la energía es absorbida por vapor de agua de la atmósfera de la Tierra.

[Fuente Noticia]

El llanto de un nacimiento

Posted on

ALMA escucha el llanto del nacimiento de una estrella bebé masiva

por Amelia Ortiz · Publicada 13 junio, 2017 ·
13/6/2017 de ALMA / Nature Astronomy

La Fuente Orion KL observada con ALMA. La protoestrella masiva está situada en el centro y se halla rodeada por un disco de gas (rojo). Una emisión bipolar de gas es expulsada desde la protoestrella (azul). Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), Hirota et al.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por un astrónomo japonés ha determinado cómo se emite el enigmático flujo de gas de una estrella bebé masiva. Los científicos emplearon el conjunto de radiotelescopios ALMA para observar la estrella bebé y obtener pruebas claras de rotación en el material expulsado. El movimiento y la forma del material indican que las interacciones entre las fuerzas centrífuga y magnética en un disco que rodea a la estrella juegan un papel crucial en el llanto natal de la estrella.

Las estrellas se forman a partir de gas y polvo que flota en el espacio interestelar. Pero los astrónomos no entienden por completo cómo es posible formar las estrellas masivas que vemos en el espacio. Un punto clave es la rotación del gas. La nube progenitora gira lentamente al principio y ls rotación se va haciendo más rápida a medida que la nube encoge debido a su propia fuerza de gravedad. Las estrellas formadas en un proceso así deberían de tener una rotación muy rápida, pero no es el caso. Las estrellas observadas en el Universo giran más lentamente.

¿Cómo consiguen disipar el momento rotacional? Un escenario posible es que el gas emitido por las estrellas bebé puede transportar momento rotacional consigo, alejándolo del sistema. Los astrónomos han intentado detectar la rotación del material expulsado para comprobar esta hipótesis y entender el mecanismo de emisión. Esto ha sido hasta ahora muy difícil de observar claramente, especialmente alrededor de estrellas bebé masivas.

Recientemente un equipo de astrónomos dirigido por Tomoya Hirota (NAOJ) ha observado una estrella bebé masiva llamada la Fuente Orion KL, en la famosa nebulosa de Orión, situada a 1400 años-luz de la Tierra. “Hemos tomado una imagen clara de la rotación del material expulsado”, afirma Hirota. “Además el resultado nos aporta información importante sobre el mecanismo de emisión del material”. El material gira en la misma dirección que el disco de gas que rodea a la estrella, apoyando la idea de que contribuye a disipar la energía rotacional. Además, el material no es lanzado desde la propia estrella sino desde el borde exterior del disco.

[Fuente Noticia]