G2 en paso muy cercano

Posted on Actualizado enn

La historia de un aburrido encuentro con un agujero negro

por Amelia Ortiz · Publicada 2 agosto, 2017 ·
2/8/2017 de AAS NOVA / The Astrophysical Journal

Ilustración de artista mostrando el encuentro del objeto denominado G2 con el agujero negro supermasivo de nuestra galaxia, Sgr A*. G2 pasó a sólo 36 horas-luz de distancia de él. Crédito: ESO/S. Gillessen/MPE/Marc Schartmann.

¿Recuerda la expectación creada hace tres años antes de que la nube de gas G2 tuviera un encuentro con el agujero negro supermasivo del centro de nuestra galaxia, Sgr A*? No se oyó mucho después del encuentro, puesto que no pasó nada y un nuevo estudio explica por qué.

G2, un objeto que al principio se pensaba que era una nube de gas, estaba previsto que realizase su máximo acercamiento al agujero negro Sgr A*, de 4.6 millones de veces la masa del Sol, en 2014. En el pericentro de su órbita, G2 iba a pasar a 36 horas-luz del agujero negro. Este roce tan cercano se creía que provocaría que gran cantidad de material de G2 sería atrapado por el agujero negro, aumentando su luminosidad durante un tiempo. Sin embargo, Sgr A* hizo gala de una notable ausencia de fuegos artificiales, con un cambio mínimo en su brillo tras el paso de G2.

Ahora un equipo de científicos dirigido por Brian Morsony (Universidad de Maryland y Universidad de Wisconsin-Madison) ha realizado una serie de simulaciones intentando explicar qué ocurrió. Así, en base a dichas simulaciones, los autores demostraron que no se debía de haber esperado un gran cambio en el ritmo de acrecimiento de material de Sgr A* en comparación con su ritmo habitual: sólo entre el 3% y el 21% del material acretado por Sgr A* hasta 5 años después del periapsis procede de la nube, y sólo entre un 0.03 y un 10% de la masa total de la nube fue acretada.

Además G2 no podía ser solo gas, sino que tiene dos componentes: una cantidad baja de gas extenso y frío responsable de la mayor parte de la emisión de luz antes de que G2 alcanzara el pericentro, y una componente muy compacta, como un objeto estelar polvoriento, que domina la emisión observada después del pericentro. Los autores vaticinan que cualquier emisión detectada en el futuro no procederá de la nube sino del núcleo compacto o del objeto estelar. Futuras observaciones ayudarán a comprobar este modelo.

[Fuente]

El exterior de nuestra galaxia

Posted on Actualizado enn

La región exterior de la galaxia

por Amelia Ortiz · Publicada 2 agosto, 2017 ·
2/8/2017 de CfA / The Astrophysical Journal

Reconstrucción artística de la galaxia de la Vía Láctea, mostrando las posiciones de los diferentes brazos espirales. Crédito: NASA.

El Sol está situado dentro de uno de los brazos espirales de la galaxia de la Vía Láctea, a unos dos tercios de la distancia entre el centro y las regiones exteriores. Como estamos dentro de la galaxia, el oscurecimiento por el polvo y la confusión de fuentes que se hallan a lo largo de nuestra línea visual hacen que el cartografiado de la galaxia sea una tarea difícil. Los astrónomos piensan que la galaxia es una espiral simétrica.

La galaxia no es perfectamente plana. Está un poco alabeada lo que permite que puedan verse mejor y con menos confusión algunas estructuras lejanas, al menos en dirección a las constelaciones Scutum y Centauro. Astrónomos del CfA descubrieron hace diez años una gran estructura espiral dentro de esta lejana región alabeada, llamándola “brazo exterior de Scutum-Centauro”, que parece ser una contrapartida simétrica del brazo espiral que hay en el lado opuesto, en dirección a Perseo.

Utilizando medidas en radio de gas ionizado presente en el brazo de Scutum-Centauro, ahora un equipo de astrónomos ha encontrado en él 140 posibles zonas de formación de estrellas, hallando pruebas de la presencia de estrellas jóvenes masivas en un 60 por ciento de ellas. El estudio demuestra que en el brazo se siguen formando estrellas nuevas, algunas hasta con 40 veces la masa del Sol. Estas estrellas y sus ambientes ionizados constituyen, hasta donde sabemos, el límite exterior de formación de estrellas masivas de la Vía Láctea.

[Fuente]

Reinos cósmicos que mueren

Posted on Actualizado enn

Los cuásares pueden responder a cómo las galaxias con formación estelar se apagaron

por Amelia Ortiz · Publicada 1 agosto, 2017 ·
1/8/2017 de The University of Iowa / The Astrophysical Journal

Ilustración de artista de ULAS J1120+0641, un cuásar muy lejano alimentado por un agujero negro supermasivo. Cuásares similares a éste podrían esconderse dentro de galaxias polvorientas formadoras de estrellas del Universo primitivo y jugar un papel en el cese de su actividad más tarde.Crédito: ESO/M. Kornmesser.

Algunas de las mayores galaxias del Universo están llenas de estrellas apagadas. Pero hace casi 12 mil millones de años, poco después de que el Universo fuese creado, esas galaxias masivas eran los puntos calientes donde se formaban miles de millones de estrellas. Cómo murieron estos reinos cósmicos, llamado galaxias polvorientas con formación estelar, es un misterio.

Un equipo de astrónomos de la Universidad de Iowa ofrece una pista. Afirman que los cuásares, potentes fuentes de energía que se piensa que yacen en en el corazón de las galaxias, pueden ser responsables de por qué algunas galaxias polvorientas formadoras de estrellas dejaron de crearlas. El estudio podría explicar cómo pasaron de ser fábricas de estrellas a cementerios cósmicos y cómo algunos fenómenos acerca de los cuales los científicos saben poco (cuásares y agujeros negros supermasivos que se piensa que existen en el interior de todas las galaxias, por ejemplo) pueden impulsar esos cambios.

Los científicos llegaron a su teoría después de encontrar cuásares dentro de cuatro galaxias polvorientas que todavía están creando estrellas. Los cuásares no deberían de ser detectables debido a que su luz debería de ser absorbida o estar bloqueada, por el revoltijo de polvo originado por la intensa actividad de formación de estrellas que está teniendo lugar. “El hecho de que veamos tales cuásares implica que debe de haber más cuásares escondidos en galaxias polvorientas formadoras de estrellas”, explica Hai Fu (University of Iowa). “Llevando esto al extremo, puede que cada galaxia polvorienta formadora de estrellas albergue un cuásar y nosotros simplemente no podemos ver los cuásares”.

Los investigadores llegan a proponer una teoría. Piensan que los cuásares se asoman por agujeros profundos de cada galaxia, vacíos libres de escombros que permiten que la luz escape entre regiones nubosas. La forma específica de estas galaxias no está clara, pero los astrónomos piensan que pueden tener forma de dónut y estar orientadas de tal modo que sus agujeros negros (y por tanto el cuásar) pueden verse.

[Fuente]

Del interior solar

Posted on Actualizado enn

Las ondas de gravedad detectadas en el interior del Sol revelan un núcleo que gira rápidamente

por Amelia Ortiz · Publicada 1 agosto, 2017 ·
1/8/2017 de ESA / Astronomy & Astrophysics

Este diagrama muestra las regiones clave del Sol, empezando por la más exterior, la cromosfera, y después la fotosfera, donde se ven las oscuras manchas solares. Dentro del Sol hay una zona exterior turbulenta de convección y una zona interior más estable radiativa. Crédito: ESA; cromosfera del Sol basada en una imagen de SOHO (ESA & NASA).

Los científicos han encontrado, con el observatorio solar SOHO de ESA/NASA, modos de gravedad de vibración sísmica que indican que el núcleo del Sol está girando cuatro veces más rápido que su superficie. Igual que la sismología revela la estructura interior de la Tierra por el modo en el que las ondas generadas por los terremotos viajan a través de ella, los físicos solares utilizan la heliosismología para estudiar el interior solar por medio de las ondas de sonido que reverberan a través de él. El Sol está “sonando” continuamente debido a los movimientos convectivos presentes en el interior de este gigantesco cuerpo gaseoso.

Las ondas de frecuencia alta, conocidas como ondas de presión (ondas p) se detectan con facilidad en forma de oscilaciones de la superficie debidas a las ondas de sonido que viajan por las capas superiores del Sol. Las ondas de gravedad de frecuencia más baja (ondas g) representan las oscilaciones del interior del Sol y no dejan una señal clara en la superficie, por lo que es difícil detectarlas directamente.

Eric Fossat y sus colaboradores han estudiado 16.5 años de datos recogidos por el instrumento GOLF de SOHO. Aplicando varias técnicas analíticas y estadísticas, consiguieron observar una huella de los modos g en los modos p. Esta huella sugiere que el núcleo gira completamente una vez a la semana, una rotación casi cuatro veces más rápida que la observada en la superficie y en las capas intermedias, que varía entre los 25 días en el ecuador y los 35 días en los polos.

“Habíamos detectado modos g en otras estrellas y ahora gracias a SOHO finalmente hemos hallado pruebas convincentes de ellas en nuestra propia estrella”, añade Fossat.

[Fuente]

Supernova rica en metales

Posted on Actualizado enn

Descubren una supernova rica en metales

por Amelia Ortiz · Publicada 1 agosto, 2017 ·
1/8/2017 de CfA / The Astrophysical Journal Letters

Esta imagen óptica tomada por el telescopio Pan-STARRS muestra la galaxia espiral rica en metales NGC 3191, que alberga la supernova superluminosa más cercana a la Tierra descubierta hasta la fecha, SN 2017egm. La supernova es visualizada añadiendo una fuente simulada en la posición de la explosión, con su color azul y la intensidad correspondiente a este episodio cataclísmico. Crédito: Pan-STARRS/CfA/M. Nicholl et al.

Un equipo de astrónomos ha descubierto que una supernova extraordinariamente brillante se ha producido en un lugar sorprendente. Esta supernova contradice las ideas actuales de cómo y dónde se producen estas supernovas superluminosas.

Las supernovas están consideradas como uno de los eventos más energéticos del Universo. Cuando a una estrella masiva se le agota el combustible puede colapsar sobre sí misma y producir una explosión espectacular que brilla más que la galaxia entera durante un breve lapso de tiempo, desperdigando elementos vitales por el espacio.

En la última década los astrónomos han descubierto unas cincuenta supernovas entre las miles conocidas, que son particularmente potentes. Estas explosiones son hasta 100 veces más brillantes que otras supernovas provocadas por el colapso de una estrella masiva.

Ahora un equipo de investigadores, dirigido por Matt Nicholl (Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics) ha descubierto recientemente una supernova superluminosa, llamada SN 2017egm, situada en una galaxia espiral que se halla a 420 millones de años-luz de la Tierra, lo que significa que esta supernova superluminosa está tres veces más cerca de nosotros que cualquier otra vista con anterioridad.

Los astrónomos observaron que la galaxia donde se produjo la explosión tiene una alta concentración de elementos más pesados que el hidrógeno y el helio, lo que los astrónomos llaman “metales”. Es la primera prueba de que las supernovas superluminosas nace en lugares ricos en metales. Los nuevos datos también apoyan la hipótesis de que una estrella de neutrones altamente magnetizada y que gira rápidamente (llamada magnetar) es probablemente el motor que hay detrás de la cantidad increíble de luz que generan estas supernovas.

[Fuente]

Cúmulos globulares en galaxias débiles

Posted on Actualizado enn

Cúmulos globulares para las galaxias débiles

por Amelia Ortiz · Publicada 31 julio, 2017 ·
31/7/2017 de AAS NOVA / The Astrophysical Journal Letters

Esta imagen del Hubble de Dragonfly 44, una galaxia extremadamente débil, revela que se halla rodeada por docenas de objetos compactos que probablemente sean cúmulos globulares de estrellas. Crédito: van Dokkum et al. 2017.

El origen de las galaxias ultradifusas ha supuesto un misterio para los astrónomos durante mucho tiempo. Ahora las observaciones nuevas de varias de estas gigantes débiles con el telescopio espacial Hubble apoyan una teoría en particular.

Estos objetos grandes, esferoidales y extremadamente débiles, fueron descubiertos inicialmente en el cúmulo de galaxias de Virgo aproximadamente hace tres décadas. Los avances en los telescopios modernos han producido muchos más descubrimientos de galaxias débiles similares en años recientes, sugiriendo que son un fenómeno mucho más común de lo que se pensó inicialmente.

Pero a pesar de haber sido muy observadas, todavía se desconoce cuál es su naturaleza. Aunque tienen el tamaño de galaxias normales, brillan muy poco y hay dos modelos principales que intentan explicar el por qué de esto. Por un lado, podría tratarse de galaxias inicialmente pequeñas, por tanto de luminosidad baja; fuerzas de marea hicieron que se hincharan adquiriendo el tamaño que vemos hoy en día. Por otro lado, puede tratarse de galaxias “fallidas”. Se formaron del mismo modo que las galaxias normales grandes de su tamaño, pero algo truncó su formación de estrellas pronto impidiendo que alcanzasen el brillo que sería de esperar en galaxias de su talla.

Ahora un equipo de astrónomos dirigido por Peter van Dokkum (Yale University) ha realizado observaciones con el telescopio espacia Hubble de dos de estas galaxias, Dragonfly 44 y DFX1. Ambas descubrieron que están rodeadas por un gran número de objetos compactos que parecen ser cúmulos globulares, 74 y 62, respectivamente, significativamente más de los números pequeños esperados para galaxias de esta luminosidad. Consultando otros casos en datos de archivo, los investigadores concluyeron que las galaxias débiles ultradifusas parecen tener más cúmulos globulares que otras con la misma luminosidad total, en un factor de casi 7. Estos resultados apoyan la hipótesis de que se trata de galaxias fallidas.

[Fuente]

Mapeo 3D de las galaxias

Posted on Actualizado enn

Publican una nueva imagen 3D de la distribución de las galaxias

por Amelia Ortiz · Publicada 28 julio, 2017 ·
28/7/2017 de Australian Astronomical Observatory / Monthly Notices of the Royal Astronomical Society

Durante muchos años los astrónomos han sufrido para conseguir datos en 3D de buena calidad de las galaxias. Aunque esta técnica es muy potente ya que permite a los investigadores “diseccionar” objetos, era un proceso lento ya que cada galaxia tenía que ser observada independientemente. Pero un instrumento nuevo diseñado y desarrollado por Australia llamado SAMI (de Sydney-AAO Multi-object Integral-field) permite ahora a los astrónomos ver muchas galaxias al mismo tiempo en el telescopio anglo-australiano de 3.9 m (AAT).

“El poder de SAMI es que nos permite ver los detalles de muchas galaxias a la vez”, comenta el astrónomo Prof. Scott Croom (Universidad de Sydney). El instrumento SAMI posee 13 fibras ópticas que pueden “diseccionar” los objetos astronómicos usando la espectroscopia, proporcionando datos 3D únicos de las galaxias. “A través de estas ‘gafas 3D’ no sólo podemos ver cómo es cada una de miles de galaxias, sino también ver con detalle cómo se mueven su gas y sus estrellas”, explica la Dra. Julia Bryant (Universidad de Sydney – AAO).

El equipo de SAMI ha publicado ahora para la comunidad astronómica datos 3D de alta calidad de 772 galaxias. Es alrededor de un 20% de la muestra completa de galaxias (unas 3600) que se obtendrá con el instrumento SAMI en el AAT. “Sólo con muestras 3D muy grandes podemos aislar y comprender los procesos que causan la formación de las galaxias”.

[Fuente]