Estrella muerta rodeada de luz

Posted on

Una estrella muerta rodeada de luz

por Amelia Ortiz · Publicada 12 abril, 2018 ·
12/4/2018 de ESO / Nature Astronomy


Esta fotografía, creada a partir de imágenes de telescopios tanto terrestres como espaciales, cuenta la historia de la persecución de un escurridizo objeto, difícil de encontrar, y oculto en medio de una compleja maraña de filamentos gaseosos en una de nuestras galaxias vecinas más cercana, laPequeña Nube de Magallanes. La imagen rojiza de fondo proviene del Telescopio Espacial Hubble NASA/ESA y revela las volutas de gas que forman la remanente de supernova 1E 0102.2-7219 en tonos verde. El anillo rojo con el centro oscuro es del instrumento MUSE, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, y las imágenes azules y púrpuras son del Observatorio Chandra de rayos X de la NASA. El punto azul del centro del anillo rojo es una estrella de neutrones aislada con débil campo magnético, la primera identificada fuera de la Vía Láctea. Crédito: ESO/NASA, ESA y el Hubble Heritage Team (STScI/AURA)/F. Vogt et al.

Nuevas imágenes del VLT (Very Large Telescope) de ESO, en Chile, y de otros telescopios, revelan un rico paisaje de estrellas y nubes brillantes de gas en una de nuestras galaxias vecinas más cercana, la Pequeña Nube de Magallanes. Las imágenes han permitido a los astrónomos identificar un esquivo cadáver estelar enterrado entre filamentos de gas, fruto de una explosión de supernova de hace 2.000 años. Se utilizó el instrumento MUSE para establecer dónde se esconde este escurridizo objeto, y los datos del Observatorio de rayos X Chandra confirmaron su identidad: es una estrella de neutrones aislada.

Estas espectaculares nuevas fotografías, creadas a partir de imágenes de telescopios tanto terrestres como espaciales, cuentan la historia de la persecución de un escurridizo objeto, difícil de encontrar, y oculto en medio de una compleja maraña de filamentos gaseosos en la Pequeña Nube de Magallanes, a unos 200.000 años luz de la Tierra.

Nuevos datos del instrumento MUSE, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, en Chile, han revelado la existencia de un destacado anillo de gas en un sistema llamado 1E 0102.2-7219. Este anillo se expande lentamente en las profundidades de numerosos filamentos de gas y polvo, que se mueven a gran velocidad, y que son los restos de una explosión de supernova. Este descubrimiento ha permitido que un equipo, dirigido por Frédéric Vogt (miembro del programa “Fellow” de ESO en Chile), haya localizado, por primera vez, una estrella de neutrones aislada con bajo campo magnético y situada más allá de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea.

El equipo detectó que el anillo estaba centrado en una fuente de rayos X que había sido observada años antes y designada como p1. La naturaleza de esta fuente había seguido siendo un misterio. En particular, no estaba claro si p1 estaba realmente dentro del remanente o detrás de él. Finalmente, cuando MUSE observó el anillo de gas —que incluye neón y oxígeno— el equipo científico distinguió perfectamente que p1 estaba rodeada por un círculo. La coincidencia era demasiado grande, y se dieron cuenta de que p1 debía encontrarse en el interior del propio remanente de supernova. Una vez conocida la ubicación de p1, el equipo utilizó observaciones de este objeto en rayos X realizadas por el Observatorio Chandra de rayos X para determinar que se trataba de una estrella de neutrones aislada con un campo magnético bajo.

[Fuente]

Anuncios

Primera medida precisa a un cúmulo globular

Posted on

El Hubble realiza la primera medida precisa de la distancia a un cúmulo globular de estrellas

por Amelia Ortiz · Publicada 12 abril, 2018 ·
12/4/2018 de Hubblesite / The Astrophysical Journal Letters


Imagen del resplandeciente cúmulo globular de estrellas NGC 6397 obtenida con el telescopio espacial Hubble. Crédito: NASA, ESA, y T. Brown y S. Casertano (STScI).

Utilizando el telescopio espacial Hubble de NASA /ESA, un equipo de astrónomos ha sido capaz de medir de manera precisa la distancia al cúmulo globular NGC 6397, uno de los más cercanos a la Tierra, empleando el mismo tipo de trigonometría que utilizaron los topógrafos en nuestro planeta.

La nueva medida establece la distancia al cúmulo en 7800 años-luz, con solo un 3 por ciento de margen de error, proporcionando además una estimación independiente de la edad del Universo. Los astrónomos del Hubble han calculado que NGC 6397 tiene 13400 millones de años de edad y, por tanto, que se formó no mucho después del Big Bang. La nueva medida permitirá también a los astrónomos a mejorar los modelos de evolución estelar.

[Fuente]

Primera galaxia que carece de materia oscura

Posted on

El Hubble encuentra la primera galaxia del Universo local que carece de materia oscura

por Amelia Ortiz · Publicada 12 abril, 2018 ·

12/4/2018 de ESA / Nature

Esta gran galaxia de aspecto borroso es NGC 1052-DF2, la primera en la que no se ha encontrado materia oscura. La materia oscura se supone que es lo que hace que las galaxias no se fragmenten y diluyan en el espacio, y es también el armazón sobre el que se cree que se forman todas las galaxias. Crédito: NASA, ESA, and P. van Dokkum (Yale University).

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto, utilizando el telescopio espacial Hubble de NASA/ESA y otros observatorios, por vez primera, una galaxia en nuestro vecindario cósmico a la que le falta la mayor parte (si no toda) su materia oscura. Este descubrimiento de la galaxia NGC 1052-DF2 contradice las teorías actualmente aceptadas sobre la formación de las galaxias y proporciona datos nuevos acerca de la naturaleza de la materia oscura.

El telescopio Hubble ayudó en la determinación precisa de la distancia a NGC 1052-DF2 (65 millones de años-luz) y midió su tamaño y brillo. En base a estos datos, los astrónomos descubrieron que NGC 1052-DF2 es mayor que la Vía Láctea, pero contiene 250 veces menos estrellas, lo que ha hecho que sea clasificada como una galaxia ultradifusa.

Medidas posteriores de las propiedades dinámicas de diez cúmulos globulares de estrellas en órbita por la galaxia permitieron deducir un valor independiente de la masa de la galaxia. Esta masa es similar a la masa total de las estrellas de la galaxia, lo que permite concluir que NGC 1052-DF2 contiene por lo menos 400 veces menos materia oscura de la predicha para una galaxia de su masa, y posiblemente no la contenga en absoluto. Este descubrimiento no se prevé en las teorías actuales de la distribución de la materia oscura y su influencia sobre la formación de galaxias.

El descubrimiento de NGC 1052-DF2 demuestra que la materia oscura es de algún modo separable de las galaxias. Esto se espera sólo en el caso de que la materia oscura esté ligada a la materia normal solamente por medio de la gravedad.

[Fuente]

Descubren 400 galaxias “bebé”

Posted on

Cartografían el Universo bebé en 3D y descubren 4000 galaxias tempranas

por Amelia Ortiz · Publicada 12 abril, 2018 ·
12/4/2018 de EAS / Monthly Notices of the Royal Astronomical Society


Una imagen del campo de COSMOS en la constelación del Sextante, observado en luz infrarroja, correspondiente a la región de cielo observada en el nuevo trabajo. Crédito: equipo de ESO/UltraVISTA.

Un equipo de astrónomos ha publicado uno de los mapas más grandes en 3D del Universo bebé. Mirando hacia atrás en el pasado a 16 épocas diferentes hace entre 11 mil millones y 13 mil millones de años, los investigadores descubrieron casi 4000 galaxias tempranas, muchas de las cuales habrán evolucionado convirtiéndose en galaxias como nuestra Vía Láctea.

La luz de las galaxias más lejanas tarda miles de millones de años en llegarnos. Esto significa que los telescopios funcionan como máquinas del tipo, permitiendo a los astrónomos ver galaxias en el pasado lejano. La luz de esas galaxias es “estirada” por la expansión del Universo, aumentando su longitud de onda, lo que les da un color más rojizo. Este desplazamiento al rojo está relacionado con la distancia a la galaxia. Midiendo el desplazamiento al rojo (redshift) de una galaxia los astrónomos pueden deducir su distancia, el tiempo que su luz ha tardado en llegarnos y, por tanto, lo atrás en el tiempo que la estamos viendo.

En el nuevo trabajo los astrónomos utilizaron filtros para seleccionar longitudes de onda de luz particulares y, por tanto, épocas específicas en la historia del Universo.

Los investigadores descubrieron que las galaxias tempranas observadas “parecen haber sufrido muchos brotes cuando formaban estrellas, en vez de hacerlo a un ritmo relativamente estable como ocurre en nuestra galaxia. Además parecen tener una población de estrellas jóvenes más calientes, azules y pobres en metales que las que vemos hoy en día”, explica el Dr. David Sobral (Universidad de Lancaster). Además, estas galaxias tempranas son increíblemente compactas, con tamaños de solo 3 mil años-luz, mientras que nuestra Vía Láctea es 30 veces mayor.

[Fuente]

Fascinante colección de discos alrededor de estrellas jóvenes

Posted on

SPHERE revela una fascinante colección de discos alrededor de estrellas jóvenes

eso1811es – 11 de Abril de 2018

Nuevas imágenes del instrumento SPHERE, instalado en el Very Large Telescope de ESO, nos muestran, con más detalle que nunca, los discos polvorientos que hay alrededor de estrellas jóvenes. Estos presentan una extraña variedad de formas, tamaños y estructuras, incluyendo los efectos de lo que probablemente sean planetas aún en formación.

El instrumento SPHERE, instalado en el Very Large Telescope (VLT) de ESO, en Chile, permite a los astrónomos suprimir la brillante luz de estrellas cercanas con el fin de obtener una mejor visión de las regiones que las rodean. Esta colección de nuevas imágenes de SPHERE es sólo una muestra de la gran variedad de discos polvorientos que se encuentran alrededor de estrellas jóvenes.

Estos discos son completamente diferentes en tamaño y forma: algunos contienen brillantes anillos, otros anillos oscuros, y algunos incluso se asemejan a hamburguesas. Su aspecto también difiere notablemente dependiendo de su orientación en el cielo (desde disco circulares, que vemos de cara, a estrechos discos vistos casi de canto).

La tarea principal de SPHERE es descubrir y estudiar exoplanetas gigantes que orbitan estrellas cercanas usando detección visual directa. Pero el instrumento es también una de las mejores herramientas existentes para obtener imágenes de los discos que hay alrededor de estrellas jóvenes, regiones donde pueden estar formándose planetas. Estudiar este tipo de discos es fundamental para investigar la relación entre las propiedades de disco y la formación y la presencia de planetas.

Muchas de las estrellas jóvenes que se muestran a continuación provienen de un nuevo estudio de estrellas T Tauri, un tipo de estrellas que son muy jóvenes (tienen menos de 10 millones de años de edad) y que varían en brillo. Los discos que hay alrededor de estas estrellas contienen gas, polvo y planetesimales -los cimientos de los planetas y los progenitores de los sistemas planetarios-.

Estas imágenes también muestran el aspecto que podría tener nuestro propio Sistema Solar en las primeras etapas de su formación, hace más de 4.000 millones de años.

La mayoría de las imágenes mostradas fueron obtenidas como parte del sondeo DARTTS-S (siglas de Discs ARound T Tauri Stars with SPHERE, discos alrededor de estrellas T Tauri con SPHERE). Las distancias de los objetivos oscilan entre 230 y 550 años luz de la Tierra. En comparación, la Vía Láctea tiene un tamaño de unos 100.000 años luz, por lo que estas estrellas están relativamente cerca de la Tierra. Pero, incluso a esta distancia, es muy difícil obtener buenas imágenes de la débil luz reflejada por los discos, ya que son opacados por la deslumbrante luz de sus estrellas madre.

Otra nueva observación de SPHERE es el descubrimiento de un disco de canto alrededor de la estrella GSC 07396-00759, detectada por el sondeo SHINE (SpHere INfrared survey for Exoplanets, sondeo infrarrojo de SPHERE para la búsqueda de exoplanetas). Esta estrella roja es miembro de un sistema múltiple de estrellas que también está incluido en la muestra de DARTTS-S, pero, curiosamente, y pese a que son de la misma edad, este nuevo disco parece ser más evolucionado que el disco rico en gas que hay alrededor de la estrella T Tauri en el mismo sistema. Esta desconcertante diferencia en los plazos de evolución de los discos alrededor de dos estrellas de la misma edad es otra razón por la cual los astrónomos están deseosos de saber más sobre los discos y sus características.

Los astrónomos han utilizado SPHERE para obtener muchas otras imágenes impresionantes, así como para otros estudios que incluyen la interacción de un planeta con un disco, los movimientos orbitales dentro de un sistema y el tiempo de evolución de un disco.

Los nuevos resultados de SPHERE, junto con los datos de otros telescopios como ALMA, están revolucionando la comprensión de los astrónomos sobre los entornos que hay alrededor de estrellas jóvenes y los complejos mecanismos implicados en la formación de planetas.

[Fuente]

Distorsiones diminutas en la luz más antigua del Universo

Posted on

Distorsiones diminutas en la luz más antigua del Universo revelan una imagen clara de las hebras de la red cósmica

por Amelia Ortiz · Publicada 11 abril, 2018 ·
11/4/2018 de Berkeley Lab / Nature Astronomy


En esta ilustración, la trayectoria de la luz del fondo cósmico de microondas (CMB) es desviada por estructuras conocidas como filamentos que son invisibles a nuestros ojos, creando un efecto conocido como lente gravitatoria débil que fue captado por el satélite Planck (izquierda), un observatorio espacial de ESA. Los investigadores estudiaron este efecto de lente gravitatoria débil sobre el CMB para producir un mapa de filamentos, que miden típicamente varios cientos de años-luz de longitud. Crédito: Siyu He, Shadab Alam, Wei Chen, y Planck/ESA.

Un equipo de científicos ha descodificado distorsiones débiles en los patrones de la luz más primitiva del Universo para cartografiar enormes estructuras similares a tubos, invisibles a nuestros ojos – llamadas filamentos – que sirven como autopistas para el transporte de materia hacia núcleos densos como son los cúmulos de galaxias.

La exploración detallada de los filamentos ayuda a los investigadores a comprender mejor la formación y evolución de la red cósmica, la estructura a gran escala de materia del Universo, incluyendo el material misterioso e invisible conocido como materia oscura, que constituye el 85 por ciento de la masa total del Universo.

Los astrónomos se centraron en los patrones de fluctuaciones detectados en el fondo cósmico de microondas (CMB de sus iniciales en inglés), la señal casi uniforme de la primera luz del Universo. Buscaron la huella de los filamentos en las distorsiones del CMB a través del efecto de lente gravitatoria débil, que se produce cuando el CMB pasa a través de materia. Como las galaxias ocupan las regiones más densas del Universo, la señal de lente gravitatoria débil en la luz del CMB es más intensa en esos lugares. Se sabe que la materia oscura reside en los halos que rodean a dichas galaxias y que se extiende desde esas zonas más densas en forma de filamentos.

“Los filamentos son una parte integral de la red cósmica, aunque no está clara la relación entre la materia oscura subyacente y los filamentos”, explica Simone Ferraro (UC Berkeley).

[Fuente]

Descubre la estrella más lejana jamás observada

Posted on

El telescopio espacial Hubble descubre la estrella más lejana jamás observada

por Amelia Ortiz · Publicada 11 abril, 2018 ·
11/4/2018 de IFCA / Nature Astronomy


Imagen tomada por el telescopio espacial Hubble de la estrella individual más lejana que se ha podido detectar hasta la fecha. Crédito: NASA & ESA and P. Kelly (University of California, Berkeley)

Un equipo internacional en el que ha participado el investigador del Instituto de Física de Cantabria (IFCA), instituto mixto de la Universidad de Cantabria y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), José M. Diego, ha colaborado en la observación de Ícaro, una enorme estrella azul que se encuentra a nueve mil millones de años luz de la Tierra y cuya observación ha sido posible gracias al telescopio espacial Hubble.

Normalmente, sería imposible advertirla, de hecho solo es posible ver estrellas individuales de la Vía Láctea y de galaxias en nuestra vecindad, incluso utilizando los telescopios más potentes hasta el momento. Pero un capricho de la Naturaleza ha amplificado su brillo, de manera que ha podido detectarse utilizando el telescopio espacial Hubble.

Los astrónomos han utilizado esta estrella para probar una nueva teoría sobre la materia oscura, y para estudiar de qué están compuestos los cúmulos de galaxias y estos resultados se acaban de publicar en Nature Astronomy.

La estrella, que pertenece a una galaxia espiral, está tan lejos que su luz ha tardado nueve mil millones de años en llegar a la Tierra, lo que equivale al 70% de la edad del Universo. “Es la primera vez que vemos una estrella individual magnificada”, explica Patrick Kelly, investigador de la Universidad de Minnesota, Twin Cities y coautor del estudio. “Somos capaces de ver galaxias muy lejanas, pero esta estrella está 100 veces más lejos que la siguiente estrella individual que podemos estudiar, excepto si contamos explosiones de supernova como una estrella”, añade.

La peculiaridad cósmica que ha permitido ver esta estrella es un fenómeno conocido como “lente gravitacional”. La gravedad de un cúmulo muy masivo de galaxias actúa como una gran lupa cósmica amplificando la luz de objetos más distantes. La lente natural que ha permitido ver a Ícaro está creada por el cúmulo de galaxias llamado MACS J1149+2223, situado a unos 5.000 millones de años luz de la Tierra. Combinándola con la resolución y sensibilidad del Hubble se ha conseguido detectar y analizar esa estrella lejana.

El descubrimiento de Ícaro no es excepcional solo por el hecho de ver una estrella tan distante por primera vez. Detectar la amplificación del brillo de una estrella individual permite, de manera única, estudiar la naturaleza de la materia oscura del cúmulo. Según José M. Diego, investigador del IFCA, y líder de un artículo teórico que acompaña a la publicación de Nature, “si la materia oscura estuviese compuesta por agujeros negros similares a los que está detectando LIGO, la señal observada de Ícaro hubiera sido muy distinta con lo cual podemos descartar este tipo de candidatos”.

[Fuente]